AVISO: Queda prohibido copiar datos y/o imágenes de Una Estudiante Por El Mundo sin permiso previo. Con la tecnología de Blogger.

Paris video from Meryouel

¡Hola! ¿Qué tal estáis?
Yo, la verdad, muy liada con la universidad. Creo que prácticamente todos los universitarios estamos en plenos exámenes finales y eso se nota; de ahí que no haya podido actualizar tanto el blog últimamente.

Como ya va siendo costumbre, suelo grabar un vídeo cada vez que hago un viaje y así lo hice durante mi viaje a París. Pero, como por unas cosas o por otras, todavía no he tenido tiempo de editarlo; os dejo por aquí el vídeo que hizo mi gran amiga Mery sobre nuestro viaje para su blog y que, todo sea dicho, le ha quedado precioso. Eso sí, que no cunda el pánico, que tan pronto como pueda subiré el mío al blog ;)

¡Espero que os guste tanto el vídeo de Mery como a mí!





Blogger Traveller de mayo: puertas

¡Hola!
Un mes más aquí estoy con mi entrada del mes de Blogger Traveller. Esta vez, el tema que ha propuesto la administradora de esta iniciativa es "Puertas"; así que he decidido dedicar este espacio a las antiguas puertas de la ciudad de Valencia.
Actualmente, quedan dos puertas de la ya inexistente muralla cristiana que delimitaba la ciudad de Valencia muchos años atrás: las Torres de Serranos y las Torres de Cuarte.
Son bastante parecidas, pero yo me quedo con las Torres de Serranos (quizás sea por las bonitas vistas del antiguo cauce del río Turia y del casco antiguo de la ciudad que se pueden ver desde allí arriba, aunque es una afinidad que tampoco sé explicar muy bien).

De hecho, estas puertas se abrían y cerraban cada día, por eso, cuando alguien llegaba al anochecer y ya estaban cerradas, le tocaba esperar hasta que las abriesen al día siguiente y pasar la noche al raso. De ahí viene la expresión "Quedarse a la luna de Valencia", que es muy utilizada por tierras valencianas.
Además, fue la puerta por la que el rey Jaume I entró a la ciudad de Valencia en el año 1238.

No tengo muchas fotos de este precioso monumento y, como estoy en época de exámenes, tampoco he tenido tiempo de acercarme a hacer algunas fotos para la entrada. Aún así, rebuscando por algunas carpetas de fotos de mi ordenador, he encontrado alguna que otra de las impresionantes torres y de sus vistas  —aunque mucho me temo que no hacen justicia a la preciosidad de este monumento—.
De todas formas, os las dejo por aquí para que le echéis un vistazo ;)











_____________________________________________
¿Qué os parece la iniciativa de Blogger Traveller?
Puedes visitar este y muchos más lugares en Blogger Traveller mayo

Diario de viaje: La Torre Eiffel y Champ-de-Mars de París (parte 2) - Francia

Si el primer día de viaje ya dio para mucho, el segundo, no se quedó atrás.
En un primer momento, nuestra intención no era visitar la Torre Eiffel durante los primero días, sino que habíamos optado por que fuese la guinda de nuestro viaje y subir hasta el punto más alto de París —válgase la mera analogía— el último día. Sin embargo,nuestra intención también era haber sacado las entradas por Internet para ahorrarnos las interminables colas, aunque, como podéis deducir ahora, no nos fue posible. Fue el único "fallo" de la planificación, ya que cuándo fuimos a sacar las entradas por Internet unas semanas antes de nuestro viaje, nos dimos cuenta de que estaban absolutamente TODAS vendidas. Nada nos iba a librar del madrugón y de las intrincadas colas que se hacen bajo la famosa torre.
Así que, ni cortas ni perezosas, —aunque sí con un poco de sueño— llegamos a la Torre Eiffel una hora y media antes de que abrieran las taquillas y esperamos a que llegase nuestro turno.
 Por miedo a que nos quedásemos sin entrada, decidimos ir el segundo día de viaje, ¿qué hubiera pasado si al final hubiésemos ido el último día y que, por cualquier imprevisto, no hubiésemos conseguido entrada?

Esta mañana fue de las más frías. A las nueve de la mañana, el sol brillaba por su ausencia y un cielo encapotado de nubes cubría la ciudad de París, así que la humedad y el airecillo fresco de primera hora de la mañana hicieron la espera un tanto más dura.




Finalmente, conseguimos nuestra entrada y, tras pasar dos controles de seguridad, comenzamos la subida.
Existen dos posibilidades para subir a la Torre Eiffel, ascensor o escaleras; pero, como teníamos mucha prisa por continuar viendo cosas y aprovechar la mañana, no subimos ni bajamos los 1662 escalones que tiene: optamos por el ascensor —y, ejem, ¡que conste que fue porque queríamos aprovechar la mañana y no porque no seamos deportistas! ¿Eh?—.
Las vistas de París, desde el primer piso, ya son impactantes, así que imaginad cómo son desde la cumbre.





El edificio tiene 324 metros de altura, aunque solamente se puede visitar hasta una altura de 281 metros.
En el segundo piso, una estructura de hierro cubre todo el perímetro como medida de seguridad para evitar caídas, pues desgraciadamente se ha convertido en uno de los edificios con índice más alto de suicidios. Aunque ahora, la moda de los candados del amor decoran esta verja.
En estos momentos, están construyendo una tercera planta, que pasará a ser la planta más baja de la torre.



Después de nuestra visita, paseamos por Champ-de-Mars (o, en español, los jardines de Campo de Marte). Su nombre proviene del dios Marte, aunque posteriormente también se puede interpretar que su nombre pueda venir del mes de marzo. Desde aquí, las fotos de toda la Torre Eiffel salen preciosas.

Vistas de Champ-de-Mars desde lo alto de la Torre Eiffel