Ruta turística. Praga, (parte 2) - República Checa

17:29:00

El segundo día en Praga fue, sin lugar a dudas, el más intenso. Tras desayunar en el bufé del hotel, salimos corriendo hacia la plaza de la Ciudad Vieja. ¿El motivo? Habíamos concertado una ruta turística para no dejarnos nada por ver y esta ruta comenzaba en tan solo 5 minutos. Afortunadamente, conseguimos llegar a tiempo al punto de encuentro, aunque no sin librarnos de esquivar a algún que otro turista. 

Pensaba que seríamos pocos los que habríamos concertado la visita guiada ese día, pero cuál fue mi sorpresa cuando nos encontramos con casi cien personas de lengua española dispuestas a dejarse sorprender por la historia de la ciudad. Afortunadamente, nos separaron en varios grupos, mucho más reducidos, así que pudimos seguir las explicaciones de nuestro guía fácilmente. 

Ponce, nuestro guía, nos desveló varios secretos de la ciudad que no habríamos descubierto de no ser por hacer esta visita guiada, así que quedamos encantados con la experiencia. Sin embargo, tampoco quiero contar demasiado por ahora, ya que tengo en mente dedicar una entrada solamente a este tipo de tours, pues tienen una particularidad un tanto especial... ¡Son gratuitos! 

Dejando pendiente la reseña de estas rutas guiadas para otra ocasión, tengo que reconocer que el recorrido fue extenso, pero muy ameno. Las tres horas que pasamos caminando por la ciudad de Praga se me pasaron rápidamente y creo que aprovechamos bastante el tiempo. Además, tuvimos suerte con la previsión meteorológica pues, aunque el cielo estaba muy encapotado y hacía frío, no llovió y pudimos acabar el recorrido sin problemas. 

El tour comenzó en la plaza de la Ciudad Vieja y, aunque la habíamos visto el día anterior de pasada, esta vez nos detuvimos casi una hora para conocer toda su historia y admirar la belleza de sus edificios y monumentos; así como ver el espectáculo que ofrece el llamado Orloj, el famoso reloj Astronómico de Praga. Visitamos también el teatro Estatal, la torre de la Pólvora, la plaza de Wenceslao... Y uno de los barrios más conocidos de la capital checa: el barrio judío. Allí nos contaron la leyenda del famoso Gólem y pudimos conocer un poco mejor la historia del escritor praguense más conocido: Franz Kafka


Plaza de Wenceslao

Torre de la Pólvora

Barrio judío. Estatua de Franz Kafka. 

Calle del barrio judío.

Vistas desde el puente de Manesuv.

Vistas del barrio de Malá Strana y la catedral de San Vito.

También te podría gustar...

5 comentarios

  1. Nosotros tenemos unas ganas enormes de conocer Praga pero nunca conseguimos encontrar el momento, en los puentes ya hemos visto que es imposible viajar porque los vuelos se ponen por las nubes. Pero cada vez que leo algún post como el tuyo me entran mas ganas de conocer la ciudad. A ver si el próximo año puede ser....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor de todo es buscarlo con tiempo... Nosotros compramos el vuelo y reservamos el hotel con casi cinco meses de antelación y, la verdad, salió muy bien de precio. Puede que el vuelo salga algo más caro, pero en Praga no es difícil encontrar alojamiento que esté bien a buen precio. ¡A ver si pronto puedes quitarte esa espinita y conoces Praga!

      ¡Ah! Y muchas gracias por animarte a dejar un comentario por aquí, Laura :)

      Eliminar
  2. A mi se me pasó la estatua de Kafka, no la vi.
    Excelente tu narración y tus fotos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay una excusa para volver a uno de los lugares que hemos visitado... Seguro que tienes otra ocasión de visitar Praga en un futuro.

      Muchas gracias, Paco. Me alegro de que te haya gustado esta entrada.

      Eliminar
  3. Yo me dejé muchas cosas por ver pero tengo previsto volver el año que viene. Me encantó Praga!!

    ResponderEliminar