Descubriendo Basilea (parte 1) - Suiza

16:58:00


La presión del curso y las ganas de viajar tenían que salir por algún lado, así que, aunque tenía mis dudas sobre si era o no el momento adecuado para hacer un viaje, al final, en un abrir y cerrar de ojos, me encontré subida a un avión con destinación Basilea. Una vez pasamos por el hotel y dejamos el equipaje, decidimos salir a investigar un poco por el centro de la ciudad. 

Llegamos un domingo a primera hora de la mañana y lo que más me llamó la atención es que los domingos en Basilea no hay mucho que hacer: prácticamente todo está cerrado. La rutina de domingo se centra más en quedarse en casa o salir tranquilamente a dar un paseo que en salir de compras o quedar a comer en cualquier restaurante. Esto, junto con los horarios de comida que tienen los suizos, nos supuso algún que otro quebradero de cabeza, pero ya os hablaré de ello más adelante. 

Una de nuestras prioridades a la hora de escoger alojamiento fue la tarjeta de transporte: en Basilea, muchos de los hoteles más céntricos ofrecen una tarjeta de transporte gratuita para moverse por toda la ciudad durante la estancia en el hotel, que sirve tanto para autobús como para tranvía. Además, la ciudad goza de buena comunicación entre todas las diferentes líneas de transporte público, por lo que las facilidades para desplazarse por Basilea son inmensas.

La primera impresión de la ciudad fue, relacionado con lo que he dicho anteriormente, la atmósfera tranquila que se disfrutaba en sus calles. Nos encontramos con algunos grupos de turistas y unos pocos locales paseando y disfrutando del día festivo, pero poco más. Así que pudimos pasear por el centro prácticamente a nuestras anchas.



 

La cosa se complicó un poco más al buscar un restaurante para comer. Al haber cogido un vuelo a primera hora de la mañana,  no queríamos comer muy tarde —y, además, nos hacíamos una idea de los horarios de comida típicos de Europa Central—. Sin embargo, buscar un lugar en donde comer nos llevó más tiempo de lo esperado, pues la mayoría de restaurantes y establecimientos del centro estaban cerrados por ser domingo. Además, necesitábamos dar con una opción que se ajustara a nuestro presupuesto, aunque ya íbamos mentalizados de la diferencia de precios con respecto a España. Al final, casi a las dos de la tarde y en un intento desesperado por comer, entramos en una cafetería cercana al hotel, donde el camarero nos dijo que lo único que podía ofrecernos a esas horas (para ellos intempestivas para comer) era una pizza, pues la cocina estaba cerrada. Dicho y hecho, en unos minutos, teníamos dos botellines de Cocacola y una pizza precongelada humeante delante de nosotros, que nos bastó para recobrar fuerzas y seguir disfrutando de las horas de turismo que todavía teníamos por delante, ocupadas por largos paseos junto al Rin y por el centro de Basilea y una visita al jardín botánico de la ciudad incluida.









También te podría gustar...

1 comentarios

  1. Qué buenos recuerdos al ver tus fotografías de Basilea. Fue uno de los primeros viajes que hice nada más comenzar mi Erasmus en Friburgo. Yo también llegué un domingo y, como tú, me las vi negras para poder encontrar un sitio decente para comer algo (sobre todo por los precios desorbitados de Suiza).

    ¡No dudes en avisarme cuando estés por Fráncfort! Quizás para cuando tú llegues ya conozca un poquito la ciudad y pueda decirte lugares que valgan la pena.

    Un abrazo muy fuerte,

    Laura

    P.D: La fachada del anticuario es preciosa.

    ResponderEliminar