Las anécdotas de mis viajes - Maletas y escaleras mecánicas, una mala combinación.

23:47:00

Si hay algo que no soporto es la poca memoria que tengo para recordar hechos. En todos y cada uno de mis viajes me he encontrado con alguna anécdota o ha ocurrido algo un tanto curioso. Así que para evitar olvidarme de estas cosas y, de paso, sacarme una sonrisa cuando las recuerde o las relea, he decidido dedicar un pequeño espacio del blog para ello.

Anéctoda nº1: Inglaterra, 2011. 
Si a los típicos "nervios" de un viaje le unes los nervios por ser la primera vez que vas a estar un mes viviendo con una familia en el extranjero, lo que puede salir de ahí es, como mínimo, un par de anécdotas.
Estábamos mis compañeros y yo corriendo tras la profesora de intercambio con todas nuestras maletas y bolsas mientras seguíamos las indicaciones para dar con la salida del aeropuerto de Gatwick de Londres cuando no se me ocurre otra cosa que, mientras subíamos por las escaleras mecánicas, saludar a una de mis amigas que estaba más adelantada que yo y, por tanto, más arriba en las escaleras. Yo llevaba dos maletas trolley, una de 25kg y otra como equipaje de cabina, una en cada mano, así que para poder saludarla, solté una de las maletas y agité enérgicamente mi mano para saludar a mi amiga y así captar su atención. En ese momento, la maleta venció a causa de su peso y cayó escaleras abajo haciendo un ruido tremendo al chocar con cada escalón que bajaba. Salí corriendo detrás de mi maletón sin percartarme de que dejaba la otra maleta, de forma que mientras bajaba las escaleras mecánicas del aeropuerto en dirección contraria (obviamente) lo más rápido posible para coger la maleta, que dejara de hacer ruido y no diera a ningún otro turista; la maleta de cabina que se había quedado en el sitio comenzó a caer escaleras abajo también.
Sin duda, una imagen muy cómica para las personas que me vieron, en especial para mi compañera de viajes que vio todo el espectáculo sin perderse detalle porque había llamado su atención al saludarla. Ahora, cada vez que hablamos de nuestro viaje a Oxford, me recuerda esta odisea.

Chelo Caballero

También te podría gustar...

3 comentarios

  1. Me encanta, que divertido. A ver si en nuestros próximos viajes acabamos con muchas anécdotas divertidas que contar y que acaben bien, claro jajaja. Y me quedo con la intriga de saber quien esa compañera de viaje... Me ha gustado mucho este tipo de post. A la espera de más anécdotas.

    http://ourestyle.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Muy buena idea la que has tenido en crear este espacio de anécdotas que seguro que las recordaras con mas de una carcajada. Quizás te copiemos tu idea en un futuro.
    Un abrazo desde Las Palmas
    http://www.siemprejuntosporelmundo.com

    ResponderEliminar
  3. Jajajajajajaaj lo que me he podido reir! Por desgracia te comprendo, nunca me ha pasado nada tan heavy pero suelo protagonizar tropiezos parecidos. Algún día las torpes olvidadizas dominaremos el mundo! ;)
    Me encanta tu blog, te sigo. También tengo uno nuevo de viajes, pásate si quieres:
    http://recorramoseuropa.blogspot.de/

    ResponderEliminar