Diario de viaje: último día en Roma (parte 3) - Italia

16:57:00

Sigo actualizando sobre mi viaje por Italia, aunque ya va llegando a su fin. El pasado 2 de abril me despedía de Roma, no sin antes haber aprovechado el último día por tierras italianas al máximo:

Tras recoger todo nuestro equipaje, dejar el hotel y subir nuestras maletas al autocar, fuimos a primera hora de la mañana a la Fontana Di Trevi, decididos a echar nuestra moneda antes de que el lugar se llenara de otros turistas, pero cuál fue nuestra sorpresa al encontrarnos con una preciosa fuente... ¡vacía! Los trabajadores de mantenimiento habían aprovechado esa misma primera hora de lunes para vaciar y recoger todas las monedas de la fuente así que tuvimos que dejar la conocida tradición para más tarde.




No nos costó mucho llegar al Panteón de Agripa, a unas calles de la conocida fuente. De repente, nos dio la sensación de habernos transportado de Italia a Grecia.



Inicialmente, el Panteón de Agripa fue construido para adorar a los diferentes dioses del imperio romano. Años más tarde, Adriano mandó reconstruirlo para hacer posteriormente un templo cristiano. Desde entonces, es uno de los edificios mejor conservados de la Antigua Roma.

Interior del Panteón de Agripa


Tras visitar el Panteón fuimos a la Piazza Navona donde, además de varias terrazas, hay tres fuentes entre la que destaca la Fuente de los Cuatro Ríos y la Iglesia de Santa Inés.
Hasta casi dos siglos atrás, la bonita plaza se inundaba para convertirla en un lago artificial.




Como dato curioso, decir que la estatua que simboliza el río Nilo se tapa la cabeza y se niega a ver la Iglesia de Santa Inés. Esto se debe a que el artista de dicha fuente, Bernini, estaba enfrentado con Borromini, el arquitecto que restauraba el edificio de la Iglesia de Santa Inés.




Seguimos perdiéndonos entre las calles, los romanos y los turistas, y al final llegamos a la Plaza de España, famosa tanto por su escalinata como por ser uno de los espacios preferidos de carteristas, cuyo nombre proviene a que a pocos metros de ésta se encuentra la sede italiana de la embajada española en el Palacio Monaldeschi.
Cuenta una leyenda que en este edificio cedido por el Vaticano a España en agradecimiento por la defensa que España le otorgaba, se aparece el espíritu de un fraile. 




Foto tomada desde las escaleras de la Plaza de España

Nuestra siguiente parada fue en la Piazza del Popolo. Donde también hay un obelisco importado de Egipto. 










Una vez paseamos por la plaza, fuimos a comer nuestra última pizza en Italia de este viaje y, tras pasear después de comer por las calles de Roma en compañía de un gelato, fuimos a cumplir la tradición de tirar una moneda a la Fontana Di Trevi esperando que la leyenda de volver a Roma sea cierta.





Como a todos nosotros nos costaba aceptar que nuestro viaje a Italia estaba acabando, decidimos irnos con buen sabor de boca de Roma...




Un par de horas más tarde, llegamos a uno de los aeropuertos de Roma y tras sufrir un retraso de varias horas, embarcamos de madrugada en un vuelo con destino a Valencia.

Ciao, Roma!


También te podría gustar...

4 comentarios

  1. ¡Hola Chelo!

    Gracias por comentar en mi blog, me alegro de que te guste. Te he contestado allí, pero por si acaso te lo digo aquí también. Puedes poner el link de mi blog en el tuyo, por supuesto, eso no hay ni que preguntarlo! ;) Pondré también el tuyo en el mío, porque además no te quiero perder de vista. Me ha gustado mucho tu blog porque los relatos son directos y pones muchas fotos, así que te sigo.

    Con respecto a esta entrada decirte que esa zona de Roma es muy bonita, o al menos yo la recuerdo con mucho cariño. Además, es muy asequible a pie, cosa que es de agradecer. Yo también hice lo de la monedita, así que a ver cuando me permite volver el destino a esta maravillosa ciudad. Me encanta Italia, no lo puedo remediar.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Carol! Tienes razón, el hecho de que Roma se pueda visitar a pie es una ventaja. No creo que sobreviviera si tuviera que coger un coche por la ciudad de Roma ya que no soy muy partidaria de la forma de conducir que tienen la mayoría de los romanos xD

    Gracias por pasarte por aquí, me alegro que te haya gustado mi blog :)

    ¡Un Saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Conducir? ¿Roma? Esas dos palabras tampoco encajan en mi vocabulario xD
      Hubo momentos en los que tuve auténtico pánico al tener que cruzar la calle. Y el traslado del aeropuerto al hotel, que fue en coche porque contraté un servicio de traslado... para qué te voy a contar. Creo que no conducen así ni en las persecuciones de James Bond. ¡¡¡Un horror!!! Eso y las masificaciones es lo que peor llevé de Roma, pero el resto me encantó.

      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Con las ganas que tengo de visitar Italia y Roma en particular, estos post no hacen más que ponerme los dientes largos, espero usarlos pronto para hacer una escapada por allí :D

    Bien hecho eso de tirar la moneda en la Fontana Di Trevi, yo hice lo mismo, pero en la de Las Vegas jaja

    ResponderEliminar