Diario de viaje: Viena (parte 5) - Austria

16:30:00

El día anterior, después de merendar en el Café Sacher, acabó con una cena en el restaurante Vapiano. Como podéis ver, otra cosa puede ser, pero hambre en el viaje no pasamos ;) 
Nunca antes había estado en Vapiano; no es un restaurante que esté en España, así que ni si quiera había oído hablar de él, pero me encantó. Su especialidad es la comida italiana, aunque es una cadena de restaurantes fundada en Alemania y que se ha extendido por un montón de países. —Sí, dos españolas, han viajado hasta Austria y  han comido en un restaurante de comida italiana, pero de origen alemán. ¡Viva lo internacional, qué no se diga!—.
Y cuando digo comida italiana, es la comida italiana de verdad. Además de estar buenísima, los platos están bastantes cumpliditos y ves como te hacen la pasta en el momento; razón por la que repetimos algún que otro día.

El tercer día, desayunamos en el Café Central que, junto al Café Sacher, es de los restaurantes más lujosos de Viena.
El restaurante estaba lleno, tanto de gente importante y de negocios como de algún que otro turista quien, como nosotras, había aprovechado su visita a la capital austriaca para disfrutar de este conocido lugar a la hora del desayuno.

Mireia se pidió una Apfelstrude (tarta de hojaldre de manzana con pasas y canela), uno de los postres más típicos de Viena junto con la tarta Sacher; y yo me pedí un crêpe de mermelada de albaricoque (ya os hablé sobre la afición de los austriacos por acompañar todo con mermelada de albaricoque jaja). Para acompañarlo, pedimos también café vienés.






Después de este delicioso desayuno, cogimos el metro para ir al Palacio de Schönbrunn.
Lo primero que hicimos, fue ir a sacar las entradas. Había bastante gente así que después de hacer cola durante varios minutos, conseguimos nuestras entradas para el pase de las 12:43.

Nos decidimos por el Tour Imperial que incluía la visita con audioguía por 22 salas. Lo bueno que tienen los palacios de Viena es que se puede pasear por los jardines sin pagar entrada alguna, así que después de nuestra visita, nos perdimos por los inmensos jardines de Schönbrunn.






Siento no poder subir ninguna foto del interior del palacio, pero no estaba permitido hacer fotografías. Así que tendré que conformarme con mostraros el edificio y sus jardines.





Pasear por los jardines de Viena, fue una de mis cosas favoritas del viaje. Tanto los jardines reales como los parques están muy limpios y cuidados.
Los jardines de Schönbrunn son enormes. Si la entrada al palacio ya es imponente, los jardines que se encuentran en la parte trasera, te dejan sin habla. Nosotras solo recorrimos una pequeña parte de ellos, no visitamos ni el zoo de Sisi ni el bosque privado donde solía cazar Francisco José por falta de tiempo. Lo bueno es que en ese momento empezó a despejarse, así que las fotos salieron con mucha más luz.





Desde el punto más alto de los jardines, se puede ver  gran parte de la ciudad de Viena. Aquí os dejo una foto para finalizar el post de hoy.



_______________________________________________________

¿Ya has visto el vídeo sobre todo el viaje a Viena?

 




También te podría gustar...

3 comentarios

  1. Me ha encantado muchísimo tu blog y tus experienciad con tus viajes me quedo en tu blog, que creo que puedo aprender mucho aquí :)
    Un beso desde http://elsecretodejadekinomoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Hola, muy interesante tu post! y las fotos bellisimas! saludos desde Francia, otra estudiante por el mundo! :D
    http://rozennmari.wordpress.com

    ResponderEliminar
  3. Esta fue una de mis partes favoritas del viaje =) El mismo día fuimos al Belvedere y al Schönbrunn y nos dejaron con la boca abierta. Por cierto, lo del Café Central me lo apunto para la próxima visita =P

    ResponderEliminar