Diario de viaje: Atardecer en París. París (parte 6) - Francia

10:30:00

Después de dejar Ile de la Cité, volvimos a coger el barquito que nos llevaba por el Sena. Lo que íbamos buscando era la librería Shakespeare and Company, pero nos habíamos dejado la dirección apuntada en el apartamento, por lo que íbamos un poco a la aventura.
Optamos por bajar en la última parada del barco, la del Jardín Botánico, porque nos sonaba que estaba por allí, pero por ese barrio apenas había gente, así que preguntar a alguien por el paradero de la librería fue un auténtico reto.

Al final, dimos con dos estudiantes de intercambio que salían de la universidad. No tenían ni idea de dónde estaba el sitio, pero uno de ellos, muy amablemente, lo buscó en su móvil y nos ayudó a hubicarnos en el mapa; por lo que pudimos llegar sin problemas. Y sí, nos dimos cuenta que habíamos cogido el batobus en balde, porque se encuentra justamente al lado de Notre Dame.

Shakespeare and Company' bookstore es una librería inglesa en pleno centro de París. Hay libros de todo tipo, antiguos, de segunda mano, nuevas publicaciones... Todos ellos en inglés. De hecho, fue uno de los lugares frecuentados por autores de la Generación Perdida durante sus visitas a la capital francesa. Para mí, un auténtico paraíso en el que estoy segura de que me pasaría horas y horas si estuviera en mi ciudad. 
Además, se acoge a un pequeño número de jóvenes y estudiantes viajeros que deseen alojarse allí durante un tiempo, a cambio de trabajar y ayudar en la librería.





Tras merodear un poco por la librería y disfrutar de la actuación de un músico callejero que cantaba de maravilla a las puertas de Shakespeare and Company, fuimos a ver el Panteón de París; de camino, pasamos por la prestigiosa Université la Sorbonne.
 



El Panteón lo estaban rehabilitando en ese momento, por lo que únicamente nos conformamos con una visita rápida desde el exterior. Al situarse tan cerca de la universidad, el ambiente estudiantil de esa zona nos hizo acordarnos de nuestra rutina en Valencia.



A partir de este momento, el sol comenzó a bajar así que decidimos volver a coger el batobus para ver el Arco de Triunfo y el juego de luces del anochecer de la Torre Eiffel.
Sin duda, creo que el atardecer en París junto a las orillas del Sena es una de las puestas de sol que todo el mundo tiene que disfrutar al menos una vez en su vida.




Bajamos en la parada que se encuentra junto a Pont Alexandre III, construido a finales del siglo XIX, y que une los Inválidos con le Grand Palais y le Petit Palais. De paso, aprovechamos para disfrutar del ambiente comercial de l'Avenue des Champs Elysees.





Finalmente, llegamos a l'Arc de Triomphe, construido bajo las órdenes de Napoleón para conmemorar la victoria de las tropas francesas en la batalla de Austerlitz.



Sin embargo, nuestro segundo día en París no podía terminar sin ver el juego de luces de la Torre Eiffel al anochecer. Lo vimos desde uno de los puentes del Sena, mientras en mi cabeza no dejaba de sonar la música de La vie en rose.





Después del juego de luces, cogimos el último batobus del día y repetimos todo el trayecto para ver los monumentos de orillas del Sena iluminados. Llegamos bastante tarde a casa ese día y algo cansadas, dispuestas a recargar pilas para el día siguiente.



También te podría gustar...

2 comentarios

  1. Qué bonita forma de terminar el día =)
    Cuando estuve no entré a la librería Shakespeare & Company, y ahora no sabes cuánto me arrepiento...! En fin, otra vez será =)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. El atardecer en París es una de las cosas que más me han gustado en mis viajes. Simplemente... Mágico. Un abrazo :)

    ResponderEliminar