Diario de viaje: Viena (parte 1) - Austria

9:00:00

Como ya os anuncié en las entradas anteriores, mi último viaje ha sido por tierras austriacas. Más concretamente, pasé cinco días en la ciudad de Viena visitando a una de mis mejores amigas que está allí disfrutando de su año Erasmus.
Cogí un avión con destino Mallorca a primera hora de la tarde y, dejando atrás mis preocupaciones de si sabría encontrar la puerta de embarque correspondiente para coger el siguiente vuelo (a mi favor debo decir que apenas me costó encontrarla), llegué a Viena sobre las once de la noche.
Tras recoger la maleta, me encontré con Mireia, la cual me estaba esperando en el aeropuerto.

Para llegar al hotel donde me alojaría durante mi estancia en la ciudad, optamos por coger un taxi. Ella ya me había advertido de las elevadas tarifas que tienen los taxis allí pero dado que era casi medianoche y que los últimos trenes y metros que hubiéramos tenido que coger hasta llegar al hotel dejaban de pasar a las doce, escogimos esta opción. Además, a ninguna de las dos nos hacía especial ilusión quedarnos colgadas en alguna de las estaciones de transbordo o ir las dos solas en compañía de una maleta por las calles de Viena a esas horas.
El taxista, muy amablemente, cargó mi equipaje en el maletero de coche y nos llevó hasta el hotel. El trayecto duró algo más de media hora y eso se resume en... ¡47€! Pero bueno, al fin y al cabo, no íbamos a coger un taxi todos los días.

Al día siguiente, a las nueve y media, empezamos nuestra ruta por Viena en compañía de un café del Starbucks, la cámara de fotos y una guía turística sobre Austria. ¡Qué buena forma de empezar el día!
Lo primero que hice fue sacar el billete de transporte público para poder coger un número ilimitado de metros, tranvías y buses durante 72 horas por 15'40€, un precio nada desorbitado teniendo en cuenta lo del taxi del día anterior. De esta forma, llegamos a la zona del Museums Quartier, uno de los más famosos museos de arte.





Entre los dos edificios idénticos de los museos de Historia Natural e Historia del Arte, se encuentra la estatua de Maria Theresa.


Seguimos nuestro itinerario y, en un par de minutos, llegamos al palacio imperial de Hofburg, residencia de invierno de la realeza austriaca y, actualmente, residencia del presidente. Junto a este palacio, se encuentra la biblioteca nacional. 








En la parte trasera del Palacio de Hofburg, se encuentra la entrada a Augustinerkirche. Este templo gótico, fue la iglesia de la dinastía de los Habsburgo y es conocida por ser el lugar en el que el emperador Francisco José contrajo matrimonio con Sissi.

La Josefsplatz se encuentra a espaldas de dicho palacio
Augustinerkirche


En el interior de esta iglesia, además del mausoleo de Alberto de Sajonia, se puede encontrar también la sala en la que se guardan una gran cantidad de los corazones embalsamados de los emperadores austriacos.

Mausoleo de Alberto de Sajonia




Al salir, fuimos hacia dos de las calles más transitadas y lujosas del centro, Kohlmarkt y Graben. Vale que el presupuesto se nos iba un poco de las manos pero pasear por esas calles es gratis, ¿no?






En la calle Graben se encuentra la columna de la peste, o Pestsäule, mandada construir en 1679 por Leopoldo I como conmemoración a las víctimas que esta epidemia se había llevado.

Foto de la calle Graben y su famosa columna de la peste

Foto de parte de la catedral de Viena desde la calle Graben


Para terminar nuestra primera visita por el centro de Viena, fuimos a ver el Hoh mkt: un reloj que me recordó al que vi en la universidad de Cracovia años atrás. Cada hora, sale un muñequito diferente del interior del reloj, como si fuera un reloj de cuco, pero se diferencia de este último porque todas figuritas no son pájaros, sino que representan a un personaje conocido en la historia austriaca. Al mediodía, todos los muñecos salen del reloj al estilo del conocido reloj de Praga. 









_________________________________________________________________________________


 Si quieres saber más sobre Austria, te invito a que visites el siguiente blog.

También te podría gustar...

2 comentarios

  1. He estado en Austria, pero no conozco Viena. Me parece una ciudad con mucho encanto, pero tengo claro que procuraré no coger ningún taxi!!! ;-)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Un detalle, la Columna de la Peste es la Pestsäule. Peterskirche es la iglesia de San Pedro que hay al lado.

    Enhorabuena por el blog, yo iré este año a Viena por quinta vez acompañando a un grupo de adolescentes de 4ESO en su viaje de fin destudios.

    ResponderEliminar